Enriquecimiento medioambiental y bienestar en animales

Hoy día se habla mucho de enriquecimiento medioambiental y bienestar en animales domésticos, también para los salvajes y los de producción. Se trata de emplear distintos elementos que ayuden a los animales a desarrollar comportamientos propios de la especie. En cautividad, el ser humano facilita a los animales todo lo necesario para su supervivencia, por ello los animales en principio no necesitan recorrer grandes distancias para cazar, buscar refugio, limpiarse, etc. Pero si no pueden desarrollar estas conductas ¿qué hacen durante el día?.

enriquecimiento ambiental y bienestar en animales

El enriquecimiento medioambiental y el bienestar en animales domésticos y salvajes están muy relacionados. Todos los seres vivos, estamos preparados genéticamente para desarrollar actividades propias de nuestra especie. Por ejemplo, los animales sociales como primates, psitácidas (loros) o perros, necesitamos otros miembros de nuestra especie. Los animales cazadores necesitan desarrollar conductas de caza y depredación. Los animales que son presa en la naturaleza necesitan lugares donde refugiarse para no sentirse amenazados. Si vivimos en entornos empobrecidos, sin estimulación, nuestros organismos responden realizando comportamientos alterados, debido al aburrimiento, el estrés y la frustración. En los zoológicos es frecuente que los animales presenten estereotipias, esto son patrones de conducta repetitivos pero sin un objetivo. Por ejemplo, un animal que en estado salvaje suele desplazarse durante kilómetros, caminará en círculo o en línea recta (según el espacio), sin prestar atención a otros estímulos de su entorno. Otros animales como las psitácidas pueden limpiar su plumaje hasta hacerse lesiones en la piel, porque no tienen otros animales con los que realizarlo. Determinadas conductas aparecen en ciertos momentos del desarrollo, en los perros que no se han relacionado con otros miembros de su especie de jóvenes, pueden darse problemas de socialización, ya que no reconocen a sus congéneres ni conocen las pautas de comunicación de su grupo. Esto también ocurre en animales salvajes criados por seres humanos, que si son liberados en la naturaleza no pueden sobrevivir, ya que no saben realizar conductas de alimentación, de búsqueda de lugares de descanso o pareja.

enriquecimiento ambiental y bienestar en animales

Es necesario conocer bien la especie cuyo entorno queremos mejorar, cuál es su hábitat, su alimentación, su comportamiento a la hora de descansar, relacionarse con otros animales, refugiarse, etc. Desde el primer momento es fundamental ofrecer elementos que le permitan realizar conductas similares a las que realizaría en el entorno natural. De este modo su desarrollo psicológico y físico será adecuado, o al menos no será tan deficiente como si no tiene acceso ningún estímulo. Pensemos en los gatos, ya que son animales que suelen vivir en pisos sin acceso al exterior: ellos en la naturaleza encuentran numerosos elementos como árboles en los que trepar, objetos en movimiento que perseguir, otros animales con los que interactuar, etc. En las viviendas pueden pasar mucho tiempo solos, sin estímulos. Lo que genera aburrimiento, desmotivación, falta de actividad y puede desembocar en patologías físicas y psicológicas. Todo lo que podamos utilizar para enriquecer el entorno de los animales es beneficioso. Pero no hay que pasarse y sobreestimular a los animales ya que esto puede ser también muy estresante.

En 1994, Segonds Pichon, clasificó las técnicas de enriquecimiento medioambiental en varias categorías: El enriquecimiento físico, para promover el uso del espacio tanto horizontal como vertical, así como objetos que pueden ir cambiando, para que los animales se desplacen por ellos. Aparatos ocupacionales, que son objetos que los animales pueden explorar, manipular,  y favorecen la curiosidad y la actividad física y mental. Enriquecimiento alimenticio, que consiste en variar la presentación de los alimentos, que los animales tengan que buscarlo, cazarlo, sacarlo de algún lugar, y que permite que la conducta de alimentación no sea una mera rutina. Enriquecimiento sensorial, mediante olores, sonidos, visibilidad del entorno. Y por último enriquecimiento social, pues para los animales que viven en grupo, es beneficioso compartir el espacio con animales de su propia especie, o si no es posible, de otras especies.

Estudio experimental en laboratorio, con ratones, sobre los beneficios del enriquecimiento medioambiental en la salud (el texto y el vídeo están en inglés).

1Comentario
  • jose baranda leturio
    Escrito a las 20:01h, 01 diciembre Responder

    Excelente pagina.de una excelente profesional.

    La experiencia en casa de la ayuda prestada por Helen Bat para el tratamiento de la conducta de una de las gatitas fue fundamental. Nos ayudo a que la gatita tratada hiciese sus necesidades es su cajita y no en una planta del salón, que era muy fastidioso.

Publica un comentario

Acepto la política de privacidad *

 

Share This